A Lari.

Me ha costado escribir esta despedida. Mucho. Muchísimo.

Hace ya unos cuantos años, conocí a una gente fantástica (no me cansaré de repetirlo) gracias al Blogtiquin (mi blog sobre autismo). Con ellos he reído, hemos hecho algunas “kedadas”, nos hemos visto por Bilbao, por Vitoria, hemos tomado café, hemos paseado por el monte, hemos comido, nos hemos escrito…

En fin, hicimos por poner cara al nombre que dejaba comentarios en los blogs. Con algunos mantengo contacto, con otros menos y con otros nada. Ha pasado mucho tiempo.

Entre ellos, Lari. Una morena simpática y dicharachera, con una hijita guapísima. Una mujer majísima, de verdad..

Un día quedamos juntas, para conocer a nuestros niños. Estuvimos en los columpios de la plaza de Pio Baroja. Su pequeña, miraba extrañada al mío. Y ella misma le explicó, dentro de las posibilidades de la edad de su hija, qué le pasaba. Pronto, la extrañeza dio paso a esa curiosidad que tienen los niños cuando son pequeños. Y la curiosidad produjo preguntas, que contestamos como pudimos, algunas son difíciles de contestar hasta para los médicos.

Pasado un buen rato, la niña, ya llamaba por su nombre a mi hijo, y ya no había ni extrañeza, ni curiosidad, sino normalidad.

Cuando, me han dicho que Lari se fue ayer, que no volveremos a vernos. No pude menos que llorar, de tristeza. Estoy muy triste, pero orgullosa de haber compartido con ella y su hijita, aquellos momentos para recordar y aquellos otros, todos juntos.

Te veo en las fotos de las “kedadas” y siento una mezcla de vacío y lleno. Vacío, porque te echaremos de menos. Y lleno, porque te recordaré siempre. Veo tu sonrisa y pienso que nos sonreirás siempre. Que estarás con tu familia aunque no te vean. Que estarás con nosotros aunque no te veamos.

Por todo ello, mi cariño a tu familia. No hay palabras suficientes, ni abrazos en el mundo, para deciros cuanto lo siento. Salvo agradecer, que durante un tiempo formamos parte de su vida y que me encantó que así fuese. Gracias de todo corazón.

Con los años me voy dando cuenta, que hay que tener muy cerca a los que quieres, demostrarlo más a menudo y vivir el día a día. Muchas veces, no lo conseguiré, o lo haré a medias… o tal vez, sea pereza, o cansancio…

Pero intentaré que los que caminan a mi lado, y por una u otra causa están junto a mí, que sepan que aquí me tienen, que les quiero. A pesar de que nuestro día a día, sea en algunos momentos duros, tengo hueco en mi corazón para todos y quiero tenerlo lleno, con lo que quiero.

Por tí Lari, y por tí Asun, que estuvisteis conmigo, me quisisteis y os quise. Y aún os quiero, para siempre. Besos.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.