Ir al contenido

El día que la NASA confundió el Everest con una montaña india mil metros más baja

2013 enero 2
por Fernando J. Pérez

El pasado 9 de noviembre, la Estación Espacial Internacional (ISS) se encontraba en su órbita habitual a 370 kilómetros de la tierra. Uno de sus tripulantes, el ruso Yuri Malenchenko, observaba la tierra desde tan privilegiada ventana cuando acertó a ver el Everest en medio de un océano de montañas. Inmortalizó la imagen y la envió a la NASA, que días después la colgó en su web. La redes sociales se encargaron de hacer el resto. La fotografía, bajó el epígrafe, ‘el Everest desde el espacio’ recorrió el planeta.

Hasta que la imagen llegó al ordenador del periodista nepalí Kunda Dixit, especializado en el Himalaya y profundo conocedor de la mayor cordillera del planeta. Le bastó un rápido vistazo para darse cuenta de que esa montaña en absoluto era el Everest. Los indicios eran demasiados como para no darse cuenta: aunque su silueta se asemejaba a la del Techo del Mundo, la de la foto era una montaña aislada. Por ningún lado se veía el cercano Lhotse ni otras cimas tan acaracterísticas como el Pumori o el Nuptse. Así que Kunda hizo ver el error a la NASA a traver de su twitter: “Lo siento chicos, pero esa montaña no es el Monte Everest”.

A la NASA no le ha quedado más remedio que admitir su error a los medios de comunicación. A través de una declaración de su portavoz a la agencia de noticias AFP, la agencia espacial reconoció que en realidad la montaña que aparece en el centro de la imagen es el Muztagh Saser, una cima de 7.900 metros situada en la región india de Cachemira, en la cordillera del Karakorum, ubicada a unos 1.200 kilómetros al noroeste del Everest.

elcorreo.com

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.